Que abunde la indignación, no el miedo Que abunde la indignación, no el miedo

Que abunde la indignación, no el miedo

Necesitamos eliminar el miedo a perder lo poco que tenemos, especialmente a nivel más personal. El miedo paraliza y nos retrae, impide ampliar la mirada para reconocer la necesidad de todos los ciudadanos de nuestro país. Necesitamos recordar que en lugar de consumidores con derecho a reclamo, somos ciudadanos con derechos y deberes.

Que abunde la indignación, no el miedo
El sínodo extraordinario con ojos de mujer El sínodo extraordinario con ojos de mujer

El sínodo extraordinario con ojos de mujer

¿Cómo mirar con ojos de mujer una institución donde ninguna mujer tiene voto? Algunos padres de familia sentirán algo parecido: están representados como hombres, pero no como laicos o padres. Qué bien, en ese contexto, que algunos cardenales y obispos hayan reconocido públicamente que de vida familiar no saben mucho. Puede que no sepan, pero deben escuchar.

El sínodo extraordinario con ojos de mujer
Educar a la elite: ¿misión cristiana? Educar a la elite: ¿misión cristiana?

Educar a la elite: ¿misión cristiana?

La escuela católica debe ser un espacio en el que la segregación social se rompa desde la interacción cotidiana en el aula. Hoy la reforma educacional apunta en esa dirección, pero prácticamente no toca al 7% de los colegios privados, dentro de los cuales hay muchos colegios católicos.

Educar a la elite: ¿misión cristiana?
Católicos por esta reforma a la educación Católicos por esta reforma a la educación

Católicos por esta reforma a la educación

Como Iglesia hemos sido una pieza fundamental en el desarrollo de la educación en Chile. Con la misma fuerza, en esta reforma podemos encontrar la posibilidad de salvarnos de nuestras propias incoherencias, ya que ella configura una nueva estructura para evitar que niños y niñas sean excluidos arbitrariamente de ciertos colegios.

Católicos por esta reforma a la educación
Ustedes, ¿de qué están cansados? Ustedes, ¿de qué están cansados?

Ustedes, ¿de qué están cansados?

Es necesario socializar las preguntas y las razones que nos tienen en el fastidio colectivo. Por ahora, manifestarnos es clave en la transformación del violentado México. Las soluciones vendrán después. Hoy es necesario reconocernos en la plaza pública, en el auditorio, en las salas de juntas o, al menos, en la red. Devolvamos a las calles su vocación: permitir que caminemos… pero tranquilos.

Ustedes, ¿de qué están cansados?

Mundo

Parece ser que el  argumento más poderoso del Estado es el  Progreso, la Modernidad y el Bien colectivo. Conceptos que se presumen como buenos y necesarios para el orden justo del país. ¿Es realmente así?

El rostro humano de la utilidad pública

Existe un México que no tiene derecho al bien colectivo, ni a la utilidad pública como beneficio, sino como perjuicio. Hay un México que se sostiene sobre la tragedia, es decir, que vive día a día con la imposibilidad de elegir sobre su territorio y sobre sus propiedades.

seguir leyendo

Iglesia

Diversidad: posibilidad de mayor humanidad

Diversidad: posibilidad de mayor humanidad

Ante la discusión sobre el respeto de la diversidad sexual, no se trata de que los heterosexuales incluyamos a los homosexuales en nuestra sociedad, sino que la construyamos todos juntos desde nuestras diferencias, lo que sin duda aportaría a una sociedad más humana.

seguir leyendo

Poesía

La fuente rota

La fuente rota

Había una mujer en el suelo
que lloraba desconsoladamente.
Como islas diminutas
brotaban las palabras.
Lloraba a sus hijos y a su patria.
“Han roto la fuente”,
dijo con los ojos volcados hacia dentro.

seguir leyendo

Ideas de Nathan sj.

Cielos nuevos y tierras nuevas

Cielos nuevos y tierras nuevas

Después del Concilio, el pueblo de Dios comenzó a ensayar con un nuevo método para incentivar la iniciativa entre los seguidores de Cristo. Amar como él amó significa alimentar al hambriento, vestir al desnudo y consolar al prisionero. ¿Por dónde empezar, para amar más a quién más precisa?

seguir leyendo

Otras entradas

Hacia una economía sustentable y fraterna

Hacia una economía sustentable y fraterna

Urge impulsar un mercado que reivindique la producción, el financiamiento, el comercio y el consumo, de manera que sea un medio y no un fin. Una propuesta donde el centro esté puesto en el consumo responsable y en la lucha arraigada en una vida creativa e igualitaria, libre de explotación, basada en la comunicación y en la colaboración entre grandes y chicos.

leer más

La privatización de lo humano

La privatización de lo humano

La convivencia nos pone permanentemente frente a la tensión entre los bienes individuales y los comunitarios. Nos obliga al discernimiento y al diálogo. Nos pide buscar formas creativas de maximizar la libertad, no sólo minimizando la interferencia de unos con otros, sino promoviendo la colaboración.

leer más

“Sube a nacer conmigo, hermano”

“Sube a nacer conmigo, hermano”

Detrás de la belleza y grandilocuencia de esta construcción de piedras, se esconde dolor y sangre derramada. No debemos pacificar el sufrimiento, porque si ponemos atención a la experiencia humana escucharemos gritos pidiendo ayuda.

leer más

La política como apostolado o el apostolado como política

Resulta un gran desafío vincular la política, algo que parece “tan sucio”, con el apostolado, algo “tan lindo”.

Hace poco entré a militar a un partido político, opción apostólica que es también comunitaria y espiritual. Conecta con mi biografía, mis tradiciones y mi vocación.

leer más

“Segregación ahora, mañana y siempre”

El llamado a no terminar la segregación está tras una buena parte de los alumnos de liceos emblemáticos, quienes buscan asegurar su nicho de privilegios al negarse, por ejemplo, a lo no selección y a la aplicación más decidida del ranking de notas para acceder a la educación superior. (CC: lanacion.cl)

La frase es el telón de fondo de muchos arrebatos en la arena pública, a propósito de la discusión por la reforma educacional en curso en Chile. No se sale a gritar a la calle, pero se deja ver tras las posiciones de uno y otro lado.

leer más

André, en La Victoria nadie muere compañero

Fundación Documentación y Archivo, Vicaría de la Solidaridad.

Los curas eran unos pobladores más de La Victoria. Dejaron su país para vivir con los más pobres, para servir a los reprimidos, para abrir la casa a los perseguidos y a los heridos en las protestas. Dispusieron la parroquia como un lugar para la realización de ollas comunes, porque el pan escaseaba y había que compartirlo.

leer más