Archivo por mes: septiembre 2014

Régimen de privilegio

Jesús ha venido especialmente para los de lejos, los de fuera, los marginados. Los verdaderos santos y mártires de nuestro tiempo no son los profetas de la pureza exclusiva, sino los defensores de los excluidos.

Leer más

El rostro humano de la utilidad pública

Existe un México que no tiene derecho al bien colectivo, ni a la utilidad pública como beneficio, sino como perjuicio. Hay un México que se sostiene sobre la tragedia, es decir, que vive día a día con la imposibilidad de elegir sobre su territorio y sobre sus propiedades.

Leer más

El lado oscuro

La tradición católica acarrea una confusión profunda sobre la cruz de Cristo. Es tratada como un mal necesario, como un procedimiento humillante al cual toda la humanidad debe someterse para acceder a la salvación. En la cultura católica, predominan la oscuridad, la frialdad y la tristeza como virtudes a cultivar.

Leer más

André, en La Victoria nadie muere compañero

Los curas eran unos pobladores más de La Victoria. Dejaron su país para vivir con los más pobres, para servir a los reprimidos, para abrir la casa a los perseguidos y a los heridos en las protestas. Dispusieron la parroquia como un lugar para la realización de ollas comunes, porque el pan escaseaba y había que compartirlo.

Leer más

Windows for God

La comunidad cristiana suele creer que la religiosidad es como el sistema operacional de la vida eterna. Los fariseos y católicos de estricta observancia comprenden la religión como Windows for God. Es un misterio, pero si sigues los procedimientos sin errar puedes manipular al Altísimo exitosamente. Si cometes cualquier error, el Todopoderoso te abandona por toda la eternidad.

Leer más

La religión masculinizada

Hay una sensibilidad propiamente femenina que la Iglesia necesita. Al construir relaciones más horizontales, entre hombres y mujeres, removemos las estructuras y hacemos presión en contra de la violencia y el abuso de poder en cualquiera de sus formas.

Leer más

El plan

“No hay mal que por bien no venga”, dicen las abuelitas, creyendo que lo dijo Jesús. Pero no es verdad, es solo un aforismo, a veces hasta de mal gusto. Expresa nada menos que burda, cruel y fría indiferencia ante del sufrimiento ajeno.

Leer más