Nathan Stone, SJ.

Jesuita, ha trabajado muchos años en Chile y Brasil, en pastorales diversas. Actualmente está de sabático en Texas, EE.UU., su tierra natal.

Todo fríamente calculado

El católico típico tiene todo fríamente calculado. Su existencia está predeterminada por el magisterio, por la tradición, por el depósito de la fe. Su frialdad es considerada un valor; su estabilidad, una virtud; su inflexibilidad, una urgente necesidad.

Leer más

Evangelio secuestrado

La tragedia de nuestros tiempos es que el evangelio ha sido secuestrado, silenciado y maniatado. Ha sido esclavizado en el servicio de las alienantes preocupaciones metafísicas. Así, la Buena Noticia no da fruto de fraternidad, ni de justicia, ni de paz.

Leer más

Como Él nos amó

La Iglesia santa que Cristo instituyó está en el mundo para salvar. No para salvar de las sentencias despiadadas de Dios. Su justicia es su misericordia. Esa es la buena nueva, y fuimos enviados para compartirla. Estamos en el mundo para amar; para salvarnos, los unos a los otros, de prisión, pobreza y enfermedad. No vivimos para condenar a los hermanos, sino para rescatarlos.

Leer más

Vid y sarmientos

El Espíritu Santo no obedece a la Iglesia; la Iglesia obedece al Espíritu. El rebaño no conduce al Buen Pastor; es conducido, por él. Uno de aquellos valores prioritarios es la misión de compartir el Reino del amor. El amor no es amor si se guarda para sí mismo. Si no corre la savia, se mueren los sarmientos.

Leer más

Cucarachas

Me da vergüenza ser católico. Las lecturas nos hacen recordar los Hechos de los Apóstoles, de cómo salían valientemente a proclamar la victoria del Resucitado a todas las naciones. El católico actual se encierra en su comunidad, movimiento o parroquia. Consume los recursos y no hace nada.

Leer más

Belleza insoportable

Si Cristo no resucitó, vana es nuestra fe y vacía nuestra esperanza. Así de simple. Si la muerte es más fuerte que el amor, la humanidad queda derrotada, a la larga. El amor sucumbe, dejando solamente un recuerdo nostálgico, sin sentido ni substancia.

Leer más

La navaja de Occam

La realidad de la presencia real eucarística no está en las moléculas, sino en el trasfondo místico. La realidad del Resucitado presente, del Señor que no abandona a sus discípulos, se concreta en las réplicas que se dan entre los auténticos discípulos. Empiezan a amar como él amó.

Leer más

El frío católico

El frío católico es un escándalo. La burocracia ha sido colonizada por el enemigo. Jesús fue el hombre más cálido que el universo ha conocido jamás. Su ternura es signo certero de la compasión profunda, el amor sin condiciones y la solidaridad total.

Leer más

Grano de trigo

Los apegos, los que San Ignacio llamaba los afectos desordenados, son el mayor obstáculo para la libertad. Enceguecen. La falsa ilusión de necesidad determina las opciones. La gente hace, con su vida, lo que tiene que hacer para obtener, mantener y asegurar las cosas que cree tan necesarias. Vivimos en la época del consumo.

Leer más

Salvación

El rechazo a la fe por parte del hombre moderno no es porque ha encontrado una respuesta mejor, sino porque la fe ansiosa -que en el fondo es una falta de fe- que el cristiano suele transmitir no responde a los anhelos de su corazón.

Leer más