Nathan Stone, SJ.

Jesuita, ha trabajado muchos años en Chile y Brasil, en pastorales diversas. Actualmente está de sabático en Texas, EE.UU., su tierra natal.

La esperanza

Esperanza hay y no dejará de haber. Es porque al amor de Dios no se acaba nunca, para nadie. Su ternura es universal. No excluye a ninguno. Su apoyo es incondicional. No te abandona para siempre, aunque a veces se sienta que ha escondido su rostro.

Leer más

Cielos nuevos y tierras nuevas

Después del Concilio, el pueblo de Dios comenzó a ensayar con un nuevo método para incentivar la iniciativa entre los seguidores de Cristo. Amar como él amó significa alimentar al hambriento, vestir al desnudo y consolar al prisionero. ¿Por dónde empezar, para amar más a quién más precisa?

Leer más

Anestesiados

El evangelio llama a estar atentos, a fijarse en lo que está sucediendo en cada rincón de esta aldea global. Los discípulos de Jesús vigilan los signos de los tiempos. No es para meterse en asuntos ajenos, sino para asumir la responsabilidad por el conjunto. Nadie sabe cuándo el Padre celestial va a pedir cuentas.

Leer más

Reino solidario

Debemos formar a los jóvenes para dar pan al hambriento y vestir al desnudo. Pero nos quedamos sentados esperando que otro lo haga. El católico no visita a los presos. No defiende sus derechos ni apoya su rehabilitación. Se alegra por la desgracia del encarcelado, creyendo que así se asegura la seguridad ciudadana. Los movimientos se dedican a formar círculos cerrados, cantando, Señor, ¿quién puede entrar?

Leer más

A vos, Señor, lo torno

El discipulado de Jesús no es así. No preguntes, “¿qué puede hacer mi Dios por mí?”, sino “¿qué puedo hacer yo por mi Dios?”. No preguntes,” ¿qué puede hacer mi Iglesia por mí?”, sino “¿qué puedo hacer yo por mi Iglesia?”. Eso es cristianismo. Eso es gratuidad.

Leer más

La Iglesia y los jóvenes

La formación cristiana podría ser una gran oportunidad para descubrirse joven, alegre y disponible para servir al Señor joven con la vida entera. Podría ser un río cuyo caudal conduce a vida en abundancia y amor en plenitud. Sin embargo, se vive como una obligación incómoda y mal adaptada.

Leer más

Amarás…

Amarás a Dios con todo el corazón. Amarás al hermano, en toda su desastrada realidad, como a ti mismo. Esa es la religión de Jesús. Dejemos de escandalizar al pueblo con exigencias inventadas, y nuestra luz brillará como la aurora.

Leer más

Favoritismo y favor celestial

Muchos fieles entienden su cristianismo en claves paganas. Van a misa por chupamedias, para verse beneficiados por el gran proveedor celestial de bienes y servicios. Los más devotos rezan rosarios y letanías para ejercer un control sobre la voluntad divina. Cumplen el culto a cambio de salud, fama y éxito.

Leer más

Herederos

La herencia de los hijos de Dios es, a veces, desierto; otras veces, tierra prometida. Qué Reino más curioso. No lleva patria, sino pobreza. No trae riquezas, sino la alegría de quien no tiene donde descansar tu cabeza. En este Reino, no existen las damas ni los caballeros. No hay vida cortesana, ni triunfos, ni honores.

Leer más