Ricardo Carbone

La Iglesia que vamos construyendo

El Papa Francisco removió las instituciones y las estructuras, presentando una iglesia más cercana al pueblo de Dios, vuelta a la sencillez, acogedora, pobre, más transparente y abierta, capaz de reconocer el dolor, de abrirse a lo diferente, de reparar y aprender de los errores y fracasos.

Leer

Una iglesia que discierne

Más que la austeridad, compromiso y vocación de frontera, lo que la espiritualidad ignaciana puede aportar en este momento al nuevo papado es discernimiento y búsqueda permanente de la voluntad de Dios en las realidades de este mundo y sus complejas transformaciones.

Leer