Rodrigo Carvajal

Testimonio de un no abortado

Tengo que confesar y decir orgullosamente que soy un no-aborto. Mi madre tuvo un mal embarazo. Por varias enfermedades los doctores le dijeron en 1985 que su hijo (yo) era inviable, que nacería muerto o con discapacidades mentales y del cuerpo, o con alguna enfermedad incurable.

Leer