Tomás Manuel Fábrega

Balada enfurecida

Rujo con toda la fuerza del pueblo, hasta agotar los principios y límites. Jamás bailé, de esta manera la de los entusiastas con alegría categórica. Voy pues adelante, frente al olvido como transeúnte por esas tardes de parrandas, como el peor estudiante de la escuela, como pesadilla de mujer buenamoza, como canguro tan solo como […]

Leer

El discurso del hombre

Llanero que ama en los palmares / en las galeras / en los arreos / en los cajones / en el liderazgo del relincho sangrando / y en la quirpa del joropo donde llegan las mujeres.

Leer

Los escritos de Claudio Bertoni

Tomando en cuenta la enorme tradición poética chilena, desde Bello a De Rokha, desde Huidobro a Gladys Thein, etc., ¿el cansador intrabajable alcanza a ser una obra que forma parte de la historia de la poesía nacional?

Leer

Escrito en llano – Poemario

"La sangre exigía otro color / las piedras se mantuvieron quietas aquella madrugada / Los árboles pronosticaban el porvenir / y yo era causa de mi llanto". Ofrecemos aquí una pequeña selección de "Escrito en Llano", poemario de Tomás M. Fábrega.

Leer

Chávez y la poesía

Quisiera que pudiéramos respetar estos gestos que hizo el Comandante hacia la poesía; gestos que, cabe decirlo, muy lejos estuvieron del populismo. Creo que todos deberíamos valorar la relación poesía-Chávez. Hayamos sido aliados o detractores de su gobierno.

Leer

No olvidemos a Cárdenas

Hay nostalgia en Cárdenas, no lo podemos dudar. Menos aún cuando nos habla también de regresar a la ciudad perdida. Es importante recordar; y por eso debemos volver sobre los poemas de un hombre que tanto dio por el fenómeno poético.

Leer

Por qué no creerle a Parra

Quizá Parra no quería que le creyéramos. Quizá las letras que caían de su mente no eran hechas para ser creíbles. El asunto es que sin vacilar un punto (parafraseando al antipoeta) debemos creer que lo que plantea Parra es verdadero.

Leer

“Escrito por Teillier”

Además de excelente poeta, Teillier era un hombre de prosa superior. Su pluma rendía, y si fuera futbolista, Teillier era ambidiestro, jugaría con los dos pies. No nos preocupemos más de la vida de Teillier que de su obra… ahí es donde vivirá.

Leer