La Cuaresma de nuestra política

Escrito el 15 de marzo de 2015

Cuaresma es tiempo de penitencia y tiempo de purificación.

¡Cuánta penitencia y cuánta purificación necesita nuestra política!

Cuaresma es tiempo de conversión
¡Cuánta conversión necesita nuestra política!

Digo “nuestra política” porque es nuestra, de nosotros.
De los ciudadanos, de los cristianos y de los no cristianos.
Digo “nuestra política” porque es política, es el país.
Son los pobres, es la dignidad.

¡Cuánto ayuno habrá que pedirle a las anti-proféticas “prácticas políticas”!

40 días serán, 40 años también.
Pero no es necesario que nuestra política llegue tan lejos.

40 veces corrompidos. 40 veces flojos.

40 veces indignados, 40 veces 40.

Pidamos a Dios Padre, Nuestro Señor,
que nos bendiga con mucha agua cuaresmal
para limpiar y purificar nuestra política.

Pidamos a Dios Padre, Nuestro Señor,
que nos bendiga con mucha agua cuaresmal
para paliar la sequía de nuestra tierra y nuestra política.

(Y de pasada apagar todos los incendios y todos los infiernos)

Que este tiempo cuaresmal pueda convertir nuestra política, nuestros políticos, nuestro periodismo, nuestra justicia y nuestra comunidad.

* El texto queda a libre disposición por lo que puede ser modificado a preferencia del lector. Aunque fue escrito para otro contexto, el autor propone por ejemplo, sustituir “Nuestra Política” por “Nuestra Iglesia”.

Sociólogo de la Universidad Alberto Hurtado. Investigador del Centro Democracia y Comunidad. Estudiante del Magíster en Comunicación Política de la Universidad de Chile.

Sus columnas en TAbierto

Artículos relacionados

Importante: Recuerda que, al comentar una columna, aceptas las reglas y directrices de nuestro blog. Todos los comentarios serán sometidos a moderación por parte del equipo editorial.