La poética en Silvio Rodríguez

A mi madre, que me presentó a Silvio

(cc) ensintoniablog.blogspot.com

(cc) ensintoniablog.blogspot.com

Silvio Rodríguez conoce bien un instrumento: la guitarra. Universalmente se le reconoce talento en una disciplina: la música. Además, hay otra: la poesía. Silvio Rodríguez es un poeta.

¿Dónde está su poesía? Actualmente la podemos hallar en sus temas musicales. No conocemos un poemario del autor, hecho que sí pudimos constatar, por ejemplo, en Luis Alberto Spinetta y “Guitarra negra”.

La poesía está tanto en temas editados como en inéditos de Silvio.

– Poética

Hay calidad en la poesía de Silvio Rodríguez, y su poesía encarna perfectamente el sueño de Jean Arthur Rimbaud, al darle musicalidad al verso. Hay varias canciones donde Silvio representa su sensibilidad poética.

Un tema editado llamado Madre del disco “Al final de este viaje” refleja lo ya señalado. Dice así en uno de sus versos:

Madre que tu nostalgia se vuelve el odio más feroz
Madre ya no estés triste la primavera volverá.

Estos dos versos no los analizaré, porque creo que hablan por sí solos. Que la nostalgia se vuelva odio más feroz es evocar una imagen singular. Evocar imágenes, sentimientos, es parte del escrito del poeta.

En Canción del pueblo, Silvio dice repetidamente: Morir es vivir.

Estamos desnudos frente a una paradoja: la contraposición de dos elementos que son contradictorios. Pero es paradoja porque estamos frente a una verdad. Morir es vivir. Que alguien lo podría tomar como un verso sin sentido, un verso cercano al surrealismo (ahí tendría otro sentido); pero muy lejos está Silvio Rodríguez del surrealismo. Él no ha declarado ser surrealista, es cosa de leer sus textos, y la página surrealista queda distante.

“Morir es vivir”, es un verso unificador y unitario: la vida se vive para morir, y para morir hay que haber vivido.

Otro tema poético es Testamento, que se inicia así:

Como la muerte anda en secreto
Y no se sabe que mañana
Yo voy a hacer mi testamento

Y luego dice lo siguiente:

Le debo una canción a la mentira,
A la mentira pequeña, frágil, casi salva
Le debo una canción endurecida,
Una canción asesina, bruta, sanguinaria
Le debo una canción a una bala,
A un proyectil que debió esperarme en una celda
Le debo una canción desesperada,
Desesperada por no poder llegar a verla

“Como la muerte anda en secreto”, es una frase precisa y simple. La muerte anda en secreto, anda sin decirnos nada, y no sabemos cuándo nos llamará. Solamente tenemos aproximaciones a ella, que quizá, bastante lejos, están de ser certezas.

Luego nos señala a qué elementos le debe una canción, a la mentira. Tremendo concepto es el de mentira… como contrario a la verdad, se le mantiene con escepticismo, miedo y cierto cuidado.

América te hablo de Ernesto es otro tema de Silvio, donde dice poéticamente:

En todos los idiomas hay muerte.

Y es que podríamos parafrasear a Silvio, y saber que en todos los colores, idiomas y tiempos, hay muerte. La muerte está presente. Presente en cualquier idioma, presente en todas partes, pero siempre con el mismo grado de lejanía, sospecha y misterio.

En un tema distinto, La canción de la Trova, señala lo siguiente:

Aunque las cosas cambien de color
No importa, pasa el tiempo

Esos versos me recuerdan la simpleza de Claudio Bertoni, que en un poema de la obra literaria “El cansador intrabajable ” llamado Viejo, exclama:

Eres
Cuatro
Segundos
Más viejo

Reflexionar sobre el tiempo es una necesidad. Es sumamente necesario, pero el tiempo pasa y eso es incorregible, y cada cuatro segundos uno es más viejo y pasa el tiempo, aunque las cosas cambien de color.

Allí, en la misma canción (la Canción de la Trova), Silvio nos presenta otros versos:

No importa la palabra que se use para amar
Pues siempre que se cante con el corazón
Habrá un sentido atento para la emoción de ver
Que la guitarra es la guitarra sin envejecer.

Desde la aparición de la inmemorial guitarra, han pasado siglos y siglos. La guitarra es la guitarra, a pesar de su desarrollo (cambio de formas, cambio número de cuerdas). La guitarra es la guitarra, sin envejecer, al igual que la poesía es la poesía… sin envejecer.

La poética de Silvio continúa y en Fusil contra fusil, señala al comenzar:

El silencio del monte va proclamando un adiós

Muchas obras literarias hablan por sus silencios; es el caso, por ejemplo, de País de nieve del escritor japonés Yasunari Kawabata. Y particularmente ahí hablan los paisajes, los llanos, las tierras y los montes. El silencio puede hablar, puede decirnos cosas que las palabras no podrían. Y eso Silvio, lo sabe y lo entiende.

La canción Resumen de Noticias trae consigo una reflexión, y manifiesta:

Yo he preferido hablar de cosas imposibles
Porque de lo posible se sabe demasiado

Ahí hablarían los jóvenes del mayo francés,“seamos realistas hagamos lo imposible”. De lo posible hay libros de ciencias, revistas, carteles, consignas. ¿Y lo imposible dónde queda? En el vasto mundo de la poesía.

Les dejaré dos últimos fragmentos de canciones de Rodríguez, bastante bien logradas en intenciones poéticas:

En Canción del elegido, dice:

Lo más terrible se aprende enseguida
y lo hermoso nos cuesta la vida

En Playa Girón podemos ver versos notables. Tales como:

Compañeros de historia
tomando en cuenta lo implacable
que debe ser la verdad
quisiera preguntar
me urge tanto
¿qué debiera decir
que fronteras debo respetar
si alguien roba comida
y después da la vida qué hacer?
hasta donde debemos
practicar las verdades

– Poesía y revolución

No pocas canciones han sido dedicadas por parte de Silvio a la revolución, sobre todo a la cubana. Revoluciones de izquierda en las cuales ha declarado y evidenciado el estar de acuerdo. Es decir, Silvio Rodriguez no solo cuenta con un amplio muestrario de lírica desinteresada, sino que además nos demuestra su compromiso con la lucha del socialismo y la independencia.

No pocas canciones han sido dedicadas al Comandante Ernesto Guevara De la Serna, más conocido como el “Che”. Analizaré algunas pocas de ellas.

Dice, en la canción ya comentada, América te hablo de Ernesto, lo siguiente:

Aunque lo entierren hondo
Aunque le cambien la cara
Aunque den esperanza
Y brille la mascarada
Llegará su fantasma
Bien retratado en las balas

Aunque lo escondan, aunque lo entierren hondo (El Che bastante lejos está de haberse desaparecido) aunque lo desaparezcan, Ernesto Guevara vivirá -cree Silvio- en las balas de guerrilleros y guerrilleras. El héroe puede estar muerto, pero, como creía Zaratrusta, no hay mejor regalo para el ídolo que lo entierren en su barro, pues de ahí resurgen de nuevo y con más fuerza sus ideales.

En Canción del Elegido (canción que dedica al mártir de la revolución cubana, Abel Santamaría) Silvio Rodríguez, expresa:

No voy a hablarles de un hombre común
Haré la historia de un ser de otro mundo
De una animal de galaxia
Es una historia que tiene que ver con el curso de la Vía Láctea

Silvio nos presenta simplemente a Santamaría como a un hombre extraordinario, lejano de lo común y con tintes de invencible. Estamos al frente, claramente, de la utilización de la hipérbole, ya que la exageración del sentimiento es total, y se eleva la figura del revolucionario Abel Santamaría.

Más adelante, señala una frase que mucho se compromete con la revolución y todos los caminos/medios de lucha en las que el poeta cubano tiene fe:

Comprendió que la guerra era la paz del futuro

La guerra -para los revolucionarios- es a veces justificable (dependiendo el contexto) y sobre todo si es frente a una tiranía. Y esa frase tiene razón en parte porque hoy Cuba ya vivió la guerra y, en términos concretos, a pesar de todo, vive en un estado de paz.

El cantautor cubano nos saca de toda duda sobre su ideología política cuando en El Necio, dice:

Quiero ser a la zurda más que diestro.

Y, más adelante, exclama:

Dicen que me arrastrarán por sobre rocas cuando la revolución se venga abajo.

Porque, claro, después de la revolución, viene la persecución -bien lo sabemos los chilenos- y a aquello hace referencia el trovador cubano. A dura represalia que viene después de una revolución, cuando el enemigo de siempre, retoma el poder.

Y no solo con la revolución cubana se comprometió Silvio Rodríguez; además fue un hombre que tomó las banderas de la democracia, como millones de chilenos. Y en su canción Santiago de Chile (que se refiere a una mujer, no obstante la dictadura está presente), señaló:

Eso no está muerto
No me lo mataron
Ni con la distancia
Ni con el gris soldado

Gris soldado, tácita alegoría de las fuerzas armadas de Pinochet. En este poema se refiere a la supervivencia del hombre en el Chile post-1973, ya que sobrevivir a la dictadura de aquellos años podía haber llegado a ser una proeza. Había más de dos mil muertos por culpa del terrorismo de Estado.

Y, por último, a la muerte del Che, Silvio canta:

La era está pariendo un corazón
No puede más, se muere de dolor
Y hay que acudir corriendo pues se cae el porvenir

La era está pariendo vida, esperanza. Porque tras la partida de un revolucionario- para nosotros los que creemos en la revolución- la muerte por las ideas no es muerte. Pero por otra parte se cae el futuro, la eventualidad, el porvenir, cuando mueren líderes como Ernesto Guevara.

Y la era parió a hombres como Silvio, y a muchos más que con la poesía le dan otro sentido a la batalla cotidiana que es la vida.

Silvio Rodríguez deberá pasar a la historia no solo por su música. No solo por su compromiso con la revolución. Deberá recordarse a Silvio -el máximo exponente de la nueva trova cubana- como un ser del campo poético, como un hombre más de la gran tradición poética latinoamericana, es decir, como a un poeta.

* Tomás Manuel Fábrega es poeta de la revista Puentes Amarillos. Nacido en 1996. Estudia el tercero medio en el colegio San Ignacio El Bosque.

Artículos relacionados

Importante: Recuerda que, al comentar una columna, aceptas las reglas y directrices de nuestro blog. Todos los comentarios serán sometidos a moderación por parte del equipo editorial.