Los Asperger: desafío de integración

sindromedeasperger.net

Últimamente en Chile y en el mundo ha aumentado el diagnóstico de personas con “Síndrome de Asperger”, y es probable que más de alguno de los que lea este blog haya escuchado ya sobre este síndrome. En palabras sencillas, el Asperger se refiere a un déficit en las formas de socialización de las personas que lo poseen,  afectando la comunicación que establecen con los demás. Lamentablemente, en Chile el tema no es abordado más allá de reportajes de revistas y diarios, que muestran al Asperger como una “enfermedad rara”. Esta percepción común debe cambiar, puesto que las últimas investigaciones sobre el tema han mostrado que “los Asperger” son personas de una condición particular, y que quieren convivir en la sociedad de manera normal, lo que es posible siempre y cuando tengan el apoyo adecuado, es decir, una sociedad verdaderamente abierta a su integración.

Dentro de las características que definen a este Síndrome, sólo se han podido determinar patrones de conducta generales, al no haber una evidencia biológica confirmada. De modo que aún no podemos referir a una definición del Síndrome de Asperger.

Uno de los rasgos de quienes viven con esta condición, sería la “literalidad” con que interpretan todos los enunciados, no teniendo capacidad para comprender el doble sentido ni los sarcasmos. Del mismo modo, no entienden la comunicación no verbal, o sea, ningún gesto o expresión del otro. Esto se resalta también por una falta de empatía, sobre todo a nivel emocional.  Por otro lado, la mayoría de ellos son “ritualistas”, por lo que tratan de tener bien ordenados todos los aspectos de su vida, como por ejemplo, horarios o tipos de comida; lo que los hace ver muchas veces como obsesivos.

Aunque si bien tienen déficit en el área social, poseen otras capacidades que llaman la atención, como la gran transparencia con la que viven.  No se guardan nada para ellos, lo que obviamente les hace difícil la formación de su propia “privacidad” y a veces no saben decir las cosas adecuadamente, pero son totalmente incapaces de mentir.  En la parte cognitiva con frecuencia poseen un CI por sobre el normal, lo que aprovechan al tener un interés restringido en algún tema en particular, convirtiéndose en especialistas de lo que les gusta.

De esta forma, el Síndrome de Asperger no es una enfermedad ni algo de lo que las personas que lo tienen se puedan mejorar: es una condición (en este sentido es preferible hablar de “ser Asperger” que “tener Asperger”).  Esto quiere decir nada más ni nada menos que son personas distintas, y que forman parte de la gran riqueza y diversidad de nuestra sociedad.  A quienes no somos Asperger nos toca abrirnos a todo el potencial que ellos nos pueden entregar.

Es verdad que a las personas con Asperger les cuesta comprender lo que le pasa al otro, pese a que lo deseen.  Así, ellos viven esto con frustración, y muchas veces padecen la soledad al no ser comprendidos. Las personas con Síndrome de Asperger desafían a toda nuestra sociedad en su capacidad de integración y apertura hacia aquél que es distinto.

Para que la integración de las personas con Asperger sea real, ellos requieren el apoyo necesario para mejorar en sus relaciones sociales. A nivel educativo, por ejemplo, es deber de cada profesional fomentar la integración de los Asperger, a través de un apoyo específico a los niños que lo sean. Actualmente en Chile y en el mundo son varias las agrupaciones de familiares de personas con Asperger que se esfuerzan por conseguir el espacio necesario para su desarrollo e integración adecuada en los distintos ámbitos en que conviven, fomentando que así puedan vivir autónomamente.

En el evangelio se resalta la capacidad de Jesús para integrar en la sociedad a todos los que se dejaban de lado. Para lograrlo fue fundamental la apertura que tuvo hacia el distinto, siendo capaz de ver todos sus dones y riquezas, lo que muchas veces significó un quiebre de sus propios esquemas. Parece ser que esa es la misma actitud que se debe tener con toda persona con Síndrome de Asperger: abrirnos y dejarnos sorprender por toda la riqueza que pueden aportar.  De esta forma, estaremos cooperando a la construcción de una sociedad donde quepamos todos, en la que cada uno contribuya con la diversidad de su condición y forma de ser.

Licenciado en Filosofía y Bachiller en Filosofía y Humanidades, estudia Magíster en Sociología en la UAH y Diplomado de Seguridad Ciudadana UAH. Hincha de Club Deportes Antofagasta.

Sus columnas en TAbierto

Importante: Recuerda que, al comentar una columna, aceptas las reglas y directrices de nuestro blog. Todos los comentarios serán sometidos a moderación por parte del equipo editorial.