#TerritorioAbierto

Comunidad reflexiva. Mirada cristiana amplia, abierta al diálogo y al discernimiento.

Vocaciones, ¿escasez o negligencia?

¿Será que ya no hay más gente que se pregunte por la vida religiosa o el sacerdocio? ¿Será que no sabemos acogerlas? ¿Será que Dios ya no manda más “operarios a la mies”? ¿No estaremos confundidos en la estrategia de atracción? Y si logramos atraer, ¿por qué no perseveran?

Leer

El daño colateral

Es paradójico: mientras la acogida de refugiados a través de la cooperación internacional es una tarea casi imposible, la coordinación de la represalia resulta bastante expedita cuando se quiere atacar a un “enemigo común”.

Leer

Nuestra bandera, nuestra generación. Una mirada desde Laudato Si’

Vivimos una época marcada por la revolución de las energías limpias y el desafío de conservar el medio ambiente ante la masiva extinción de especies, el que se ha disminuido a niveles nunca antes visto. Este hecho se convierte para nuestra humanidad en una oportunidad de alcanzar un nuevo nivel de solidaridad entre nosotros y el entorno.

Leer

Beber de los Padres de la Iglesia en América Latina

Francisco de Asís fue una voz que clamaba la sanación para una Iglesia que enfrentaba tiempos de crisis, sanación que se lograba retornando a la pobreza evangélica. También hoy contamos con un referente hacia el cual retornar la mirada en momentos de crisis: los Padres de la Iglesia.

Leer

Soberanía territorial

Por diversas razones, en muchos lugares, no se ha forjado el tejido social lo que hace que se imponga la ley del más fuerte. Por lo tanto, se requiere actuar con todas las facultades de la ley y las instituciones para recuperar la soberanía nacional.

Leer

La paradoja del silencio

El silencio, paradójicamente, es un diálogo, no consigo, sino con el entorno, con la realidad. Es permitir una relación con ella; aplicar los sentidos, ver qué tiene para donar. Por esa razón exige un esfuerzo: la realidad nos solicita tener consciencia del presente.

Leer

Conocerse para amar

Porque amar es atreverse a dar ese paso de aceptación por la historia personal del otro, sin el morbo de saber o conocer sus heridas y debilidades, sino de cuánto amor rebosa en su vida.

Leer