#TerritorioAbierto

Comunidad reflexiva. Mirada cristiana amplia, abierta al diálogo y al discernimiento.

¿Kénosis de la Iglesia? Una mirada a la crisis eclesial chilena

La Iglesia debe aprender a escuchar, pero a escuchar de verdad. No podemos seguir presentándonos como una Iglesia con sordera crónica ni con miopía. Por ahí pasa la kénosis: por hacer silencio y escuchar. Por despojarme de ideas propias y asumir las otras ideas y relatos de vida de los que conforman nuestras comunidades eclesiales. Esto es, en definitiva, el sentido más auténtico de la Iglesia como Pueblo de Dios.

Leer

El Insulto: la reconciliación como un reto a vivir

El cristiano tiene como meta de vida ser “otro Cristo”, y su inspiración debería, al menos, hacer surgir el deseo de ser semejante al maestro. No obstante, quizá inconscientemente, la película de Doueiri nos muestra que en el cristianismo hay una fisura entre la fe (aquello que se cree) y la existencia (cómo se vive).

Leer

Animar la esperanza, animados por la esperanza

La Iglesia se ha remecido con la carta de Francisco y con su reconocimiento de que las heridas deben sanar, no como “acto poético” o discursivo, sino como el surgimiento de una práctica y una atención pastoral, pero ante todo humana, de ponerse del lado de las víctimas.

Leer

Coleccionistas de promesas incumplidas

La vida es sabia y siempre toma el rostro de los pobres, son ellos quienes dan la cara y reciben los gritos. La mujer mal tratada recibe la patada del niño, el gendarme mal pagado recibe el golpe del privado de libertad, el carabinero raso recibe el piedrazo y la cajera explotada los insultos del consumidor estafado. Así el pobre terminó dando la cara en nombre de quien fue escondiendo el rostro.

Leer

¿Qué apoderados necesitan nuestros niños y jóvenes?

Si en mi rol de profesor he tenido que aprender día a día que educar en una de las cosas más difíciles que existe, puedo decir que en mi ‘otro rol’, el de apoderado, la cosa es igual de compleja. ¿Cómo puedo ser un mejor apoderado? ¿Cuál es el camino para ser un apoyo real a los aprendizajes de mis hijos?

Leer

SENAME: Ignorancia, irrelevancia, incertidumbre

El desafío real del SENAME hoy en día, va mucho más allá de bajar la tasa de muertes de menores, pues un Derecho Humano tan básico como el Derecho a la Vida, no es equivalente al Derecho a estar-vivo,  es mucho más profundo, debe implicar necesariamente el cuidado y la reparación de la propia historia del menor y, al mismo tiempo, establecer las condiciones de posibilidad para un proyecto de vida futura, fuera del SENAME. De esta manera, es la vida entera y no la supervivencia lo que debe garantizar el Estado para estos menores.

Leer

Con voto pero sin voz: la “democracia” chilena

El problema es que democracia sin participación ciudadana efectiva no es democracia. Es decir, no lo es sin un involucramiento de ciudadanas y ciudadanos comunes y corrientes que puedan expresar sus ideas y preferencias más allá de elegir entre la oferta de candidatas y candidatos que van a decidir por ellas y ellos.

Leer

Si la pobreza tiene rostro de mujer, la teología no puede no tenerlo

Una teología y el anuncio del Evangelio ante la “pobreza con rostro de mujer” no es posible sin una real y verdadera participación de la mujer en la teología misma y en la toma de decisiones en la Iglesia. Así se lograría que no sea una teología sobre nosotras, sino una teología hecha por nosotras y con nosotras, y concebida especialmente, para las que más sufren de violencia y pobreza.

Leer

Francisco en Chile: Esperanza y desesperanza

¿Acaso no se puede estar molesto? ¿Acaso no se puede pensar que el Obispo Barros se equivoca? ¿Acaso no se puede pensar que el Papa pudo irse de Chile sin decir lo que dijo? Creo que podemos pensar esto y otras tantas cosas más, pero ello no puede hacernos caer en la desesperanza, la rabia, la pena eterna... no puedo cruzarme de brazos y ver o ayudar a hundir más la Iglesia. No puedo hacer eso, porque es exactamente lo que el mal espíritu quiere: 'mediante la desesperanza alejarnos del amor de Dios y la Iglesia’. 

Leer