#TerritorioAbierto

Comunidad reflexiva. Mirada cristiana amplia, abierta al diálogo y al discernimiento.

Si la pobreza tiene rostro de mujer, la teología no puede no tenerlo

Una teología y el anuncio del Evangelio ante la “pobreza con rostro de mujer” no es posible sin una real y verdadera participación de la mujer en la teología misma y en la toma de decisiones en la Iglesia. Así se lograría que no sea una teología sobre nosotras, sino una teología hecha por nosotras y con nosotras, y concebida especialmente, para las que más sufren de violencia y pobreza.

Leer

Francisco en Chile: Esperanza y desesperanza

¿Acaso no se puede estar molesto? ¿Acaso no se puede pensar que el Obispo Barros se equivoca? ¿Acaso no se puede pensar que el Papa pudo irse de Chile sin decir lo que dijo? Creo que podemos pensar esto y otras tantas cosas más, pero ello no puede hacernos caer en la desesperanza, la rabia, la pena eterna... no puedo cruzarme de brazos y ver o ayudar a hundir más la Iglesia. No puedo hacer eso, porque es exactamente lo que el mal espíritu quiere: 'mediante la desesperanza alejarnos del amor de Dios y la Iglesia’. 

Leer

Amarillos y amarillos

No debemos agotarnos buscando tomar una bandera, roja, rosada, verde o amarilla y, obcecados, enarbolarla toda la vida, creyendo que eso expresa la coherencia personal y el compromiso con la sociedad. Sino más bien caminar para encontrar coherencia y radicalidad en el valor que implica aprender juntos a discernir, desde nuestros múltiples colores, la sociedad que queremos.

Leer

Nombrar a Dios como mujer

Nuevas maneras de nombrar a Dios pueden ayudar a que nuestro ser mujer, no sea más una señal que marque inferioridad religiosa, política y social, sino que sea una ocasión más para celebrar la maravillosa diversidad de la creación y de Dios, madre-padre, creadora-creador. Gracias a la Iglesia Sueca y su arzobispa por abrir nuestros ojos a esa posibilidad.

Leer

Escuchando y anunciando como mujer: nuestro lenguaje litúrgico

Actualicemos el lenguaje litúrgico, en estos pequeños, grandes detalles que no cambian la Buena Noticia, pero la hacen más accesible para nosotras: si se invitara a “hermanas y hermanos” a escuchar la lectura, si el sacerdote dijera “dichosas y dichosos quienes se acercan a la mesa del Señor”, si revisáramos los cantos para usar palabras inclusivas en vez de sólo su forma masculina, no digo que cambiaría el mundo, pero sí, a lo mejor, la conciencia de cómo la mujer participa en la liturgia y en la Iglesia.

Leer

La espiritualidad ignaciana y su contribución a la democracia

El discernimiento ignaciano asume el conflicto, la ambigüedad de nuestra carne, del pecado, y, sin embargo, se dirige al amor y el servicio. Aprender a vivir en tensión, siempre discerniendo cómo afrontar el permanente conflicto de intereses, la ambigüedad de nuestros medios, debería ser un valor apreciado en nuestros días. El diálogo se hace desde aquello en lo que no estamos de acuerdo, aquello que marca nuestras diferentes posiciones como sujetos.

Leer

Recuperar la política, remirar el conflicto

Un modo de vida bueno para todos debe ser construido entre muchos. Se necesitan muchos sueños y mucho acuerdo para construir, juntos, otros modos de vida posible. Quizás el desafío es configurar una sociedad que dé cabida a diversos modos de vida, que puedan convivir con sus desacuerdos y con sus elementos comunes.

Leer

Aylan y la Memoria

La Memoria de un niño de tres años, ahogado junto a su hermano y su madre, nos debe animar a seguir trabajando para que paren las guerras, para que todos los niños tengan la oportunidad de recibir una educación de calidad. Seguir trabajando para que esta crisis de refugiados termine, o bien, animar a nuestras autoridades a recibir en nuestros países a los refugiados.

Leer

¿Es Chile un país creativo? El problema de pensar libremente en la Universidad

El problema de la lógica comercial es el de la productividad. Pareciera que el tiempo debe ocuparse integralmente en la elaboración de productos, y si el producto no es material, los presupuestos se reducen. Eso está pasando con la investigación universitaria chilena. Disminuido el presupuesto anual, se prohíbe el pensamiento libre, para favorecer el conteo de objetos medibles desde el prisma de la oferta y la demanda.

Leer

Monseñor Pacelli y el compromiso político en nuestro tiempo

La política sí importa. No es lo mismo un postulante que otro. No es lo mismo un proyecto país que otro. Lo fundamental está en discernir, a la luz de la fe, el modelo que contribuya más a la construcción del Reino, el que facilite la liberación de las estructuras de pecado y el que, por el contrario, favorezca su perpetuación.

Leer